A mis hermanos Venezolanos…

En tiempos difíciles se torna casi imposible mantenerse optimista ante las circunstancias o hechos que por mas que intentamos, no podemos cambiar o quizás no a corto plazo como es nuestro deseo. Comenzamos a decaer sin darnos cuenta y comenzamos con la terrible negatividad involuntaria que nubla la mente e impide encontrar soluciones o (lo que para mi es lo mas importante) la fe en que es posible que todo cambie, en Dios y hasta en nosotros mismos.

Algunos, llegan al punto de culpar a inocentes, a fomentar el odio en ellos mismos hacia algunas personas (Si, lo se. Muchas veces es difícil luchar contra el odio y decidir que aunque creamos que la persona se lo merece, no seremos nosotros quienes le demos tanta importancia como para odiarlos), a insultar, a burlarse, etc. Este es el punto a donde por ningún motivo debemos llegar. No se trata de esto, la lucha comienza contra nosotros mismos y cuando hayamos ganado esta batalla, estaremos preparados para ganar las demás que son aun mas fuertes.

Atravesamos por un momento critico donde se hace sumamente fácil juzgar a los que están en circunstancias y en posiciones totalmente distintas a las nuestras. Esto, responde por si solo a la razón por la cual no podemos juzgar, simplemente porque hay que vivirlo para tener propiedad y aun así, no tomaríamos las mismas desiciones de los demás. Por ende, no juzguen bajo ninguna circunstancia porque nunca sabrás, a menos que podamos por 5min convertirnos en otra persona, lo cual es y será imposible siempre. Digo esto, porque he sido juzgada fuertemente por estar lejos de mi país. Por tener una calidad de vida que desgraciadamente mis hermanos (porque eso es lo que son TODOS) no tienen en mi país natal, Venezuela.

Calidad de vida que quisiera con toda el alma y corazón que pudiesen gozar y que esto, pudiese ser posible en nuestro país. De igual forma les pido perdón, quizás me ha faltado o me falto valentía para no irme, para renunciar a un futuro mejor por quedarme luchando. Por no haber tenido el coraje que han tenido ustedes que protestan en las calles, el que han tenido también los heroes caídos. En fin, con humildad pido perdón porque desde aquí se siente un dolor profundo por lo perdido y por la situación que se vive hoy allá y un sentimiento de culpa simplemente por no estar.

Absolutamente todas las personas que no vivimos en el país tenemos aunque sea UN familiar viviendo en Venezuela, si es cercano, es una angustia constante pero al mismo tiempo un alivio tener la capacidad de ayudar aunque sea en la distancia. Con las oportunidades que nos ofrecen otros países a los venezolanos, tenemos la capacidad de ayudar económicamente a nuestras familias, cosa que era imposible hacer (por lo menos para muchos) quedándonos en Venezuela. Podría seguir escribiendo sobre todos los beneficios que puede tener vivir en el extranjero pero eso no me interesa en este momento, no estoy buscando justificarme ni justificar a nadie. Ustedes ya sabrán lo “bueno” de vivir afuera pero no tienen ni idea del precio TAN ALTO que debemos pagar los miembros de “los venezolanos en el exilio”. Es sentir dolor a diario porque a diario te faltan los tuyos, es a la vez, sentirse mal por poder disfrutar lo que se que muchos no pueden y otros que no podrán jamas porque su luz se ha apagado en medio de este desastre.

Es sentir que no perteneces al lugar donde estas, es sentir que no hay personas como tus paisanos y que estas rodeado de un mundo distinto que a veces se torna solitario y difícil de seguir. No seguiré con esto, puesto que tampoco busco hacer un drama en estas lineas.

Culminare esto de manera muy abrupta diciendo;

Quiero que me perdonen.

Que perdonen a los que les han hecho mal.

Les pido (sin derecho a hacerlo) a que sigan luchando de cualquier forma, desde cualquier lugar.

Suplico que no deign de Orar, fortalezcan su fe. Se que es difícil en estos momentos pero, Dios tiene los ojos puestos sobre todos nosotros y sobre el país. El tiene el control y tiene el poder de cambiar todo y darle punto final a la pesadilla.

Que entiendan a todos y a cada uno de los que no salen, no están, no pueden.

Continuará…

¿Mujer con pensamiento de Hombre?

Durante muchos años, las mujeres hemos sido el blanco del sufrimiento en una relación. En la mayoría de los casos somos nosotras quienes terminamos más lastimadas y con la mayor dificultad para superar TODO (patético). Pensando en esto, siento la necesidad de escribir sobre los beneficios que tiene para una mujer, desarrollar su pensamiento de hombre.

Esto que escribo a continuación no es un llamado a dejar el comportamiento que una dama debe tener, ni mucho menos es una invitación a dejar de lado la moral ni la dignidad. Es simplemente una serie de herramientas que en lo personal, me han evitado mucho sufrimiento y me han ayudado en el proceso de superación de un sinfín de cosas. Es cierto que somos muy diferentes en muchísimos sentidos, desde la capacidad de comunicarnos con otros, hasta exteriorizar emociones. Pero pensar de vez en cuando como ellos puede sernos de mucha utilidad.

Comencemos con la capacidad masculina de exteriorizar sus emociones, el hombre necesita escuchar a su mente lógica y analizar objetivamente para actuar, es decir, para estar 100% seguro que puede (sin equivocarse) expresar lo que siente hacia una persona, ellos generalmente van por lo seguro. Para nosotras es al contrario, la mayoría de nuestras decisiones y acciones van guiadas por los sentimientos, quedando en segundo plano la razón. Lo cual, es desde todo punto de vista un gran error. Si aplicamos el pensamiento primero, si analizamos los PRO y los CONTRAS de cada acción con respecto a alguien, vamos a tener la capacidad de saber elegir y estar conscientes de lo que estamos haciendo. Hasta podemos evitarnos un “estrellón” teniendo en cuenta lo que puede pasar. No te desboques por lo que sientes, el sentir es muy bonito siempre y cuando no se resuma en sufrimiento después. ¡A ponerle cerebro!

Definitivamente el famoso sexto sentido es sin duda, un PLUS que tenemos las mujeres que nos ayuda ante cualquier situación. Ahora, ¿te imaginas la mezcla entre nuestro sexto sentido y la facilidad masculina para resolver situaciones? Para ellos es más fácil resolver o disolver un problema, son más prácticos (algunos). Para resolver un conflicto, nosotras tendemos a ser más sensibles a la hora de tomar una decisión, nuestra ansiedad y visión siempre a futuro nos complica la existencia y queriendo tomar la mejor decisión a futuro. Tenemos que vivir el presente, disfrutar los episodios, tener temple de hombre y no “pre-ocuparnos”, es decir, no ocuparnos con demasiada anterioridad de aquello que no podemos solucionar ni cambiar.

Tener el control de tus emociones es de suma importancia. No permitirte sentir antes de tiempo, no ilusionarte por nada y tener un poquito de malicia masculina no viene mal. Ellos saben qué con quien y qué no. Es decir, ellos saben hasta donde llegarán con cada mujer. ¿Por qué nosotras nos hacemos LA película antes de tiempo y esperamos más de lo que nos van a ofrecer? No tiene sentido. Y ninguna mujer que lea esto, puede decir que no puede definir cuáles son las intenciones de cada hombre hacia ella, SIEMPRE lo sabemos. El problema está en querer engañarnos y decirnos a nosotras mismas que, de repente todo va a cambiar cuando sabemos que no es así. El que viene con buenas intenciones, vendrá así desde el principio. Y el que no… ya saben.

Debemos quitarnos el traje de “la mujer que todo hombre quiere tener” porque todos somos humanos y por ende imperfectos, quizás podamos fingir algo que no somos al principio pero no sirve de nada, ya que, a lo largo del camino terminas mostrándote tal cual cómo eres (cosa que debemos hacer desde el principio). En esto, los hombres tienden a ser más auténticos, la mayoría se muestra a sí mismos como son. Nosotras queremos mostrarnos perfectas para encantar, que nada nos hace molestar, que no somos celosas, que no discutimos por nada, etc. ¡ojo! Esto no quiere decir que seas apática y que el primer día le vas a hacer una lista de defectos para que el pobre salga huyendo. Simplemente se tú y olvídate de los estereotipos.

No todos los hombres son perros, ni todas las mujeres son unas santas. Ampliar de alguna manera el pensamiento masculino, no es sinónimo de pensar que siempre te están siendo infiel, que no puedes confiar en ninguno porque “hombre es hombre”, que tu pareja te pertenece tal cual propiedad, que todos son iguales, ni mucho menos. Tenemos que enfocarnos, el saber a quién tienes al lado es necesario, conocerse y reconocerse dentro de una relación es la clave para saber los límites de cada uno y comenzar a tener tranquilidad. Por eso es tan importante conocer antes de sentir.

Nuestra memoria no juega a nuestro favor, ligamos todo con una emoción y eso permite plasmarlo en la memoria y recordarlo por siempre. Los hombres no, ellos son más selectivos en cuanto a sus recuerdos, lo cual les permite deshacerse con más facilidad de lo que simplemente no tiene cabida. Nosotras nos aferramos a los recuerdos y no está del todo mal, pero de repente vendría bien recordar lo que se deba recordar y lo que no, simplemente suprimirlo. Total, es mejor recordar algo que te saque una sonrisa a algo que regrese un mal sentimiento. A ponernos selectivas al momento de recordar algo o mejor dicho, a alguien.

Por naturaleza, el amor se encuentra en un peldaño más alto para la mujer, el hombre en cambio, le da más importancia a otras cosas que a la unión de emociones y sentimientos. Ellos actúan más por instinto, por supuesto que hay hombres sensibles emocionalmente hablando pero ¿Por qué una mujer no puede dejar de ser la sensible? Para dejar claro este punto, no quiero que entiendan que nos tenemos que convertir en piedras insensibles, NO. Pero desde mi punto de vista, seria genial ir a la par en cuanto a sentimientos se refiere. Entregarlo todo, enamorarse profundamente consciente de que en el otro no está sucediendo igual, no es justo, ni para él ni para ella.

La mujer no debe dejar de ser mujer, no debe perder su feminidad nunca. Sus actos deben ser cónsonos con sus pensamientos y sobretodo, debe conservar su esencia. Pero, tiene mucho sentido tomar lo bueno del pensamiento de ellos y aplicarlo, léase bien: lo bueno. Aquello que nos sume y no que nos reste. Que nos evite sufrimiento, que nos facilite la vida, que nos haga más pensantes y menos sentimentales, hasta conseguir el equilibro perfecto entre la mente y el corazón, hasta llegar a ser una mujer con pensamiento de hombre… ¡Inténtalo a ver qué tal!

 

 

Volver a arriesgarse…

Comenzar una nueva relación después de haber experimentado una “mala” experiencia amorosa es una de las decisiones más difíciles de tomar sin duda. Siempre he sido partidaria de que a veces, para aprender a volar hay que saltar al vacío pero, ¿qué se hace con los miedos que te atan a tierra? Elegimos aferrarnos a los neuróticos límites y excusas muchas veces sin sentido para no darnos esa nueva oportunidad, para “protegernos” de un fracaso, para no dejar que alguien nos vuelva a lastimar y es entonces cuando optamos por la cómoda y tranquila; soledad.

Muchos en cambio, le huyen a la idea de estar solos y pueden comenzar una relación sin problema, sin intervalos de tiempo muy prolongados y sin darle importancia a si quieren a la nueva pareja o no. Simplemente es irrelevante el sentimiento si ésta le provee compañía. Lo cual, desde mi punto de vista es una decisión errada, intentarás llenar ese vacío que dejó él o la ex con alegrías mínimas y fugaces que a la larga se resumirán en fracaso. Realmente puede que esta sea la opción más fácil pero sin duda sentirás que no estas llenando ese vacío y que no alcanzas la felicidad plena, nadie quiere vivir con la sensación de que algo le falta…

Todos los casos, así como las relaciones son diferentes. No todos los finales son iguales ni los comienzos parecidos pero, TODAS las experiencias amorosas te cambian la forma en la que ves y vives la vida. Unas para bien y otras para mal, las segundas son las responsables de dejarte los miedos que te impiden comenzar una nueva relación, sobretodo disfrutar a plenitud de ella. Hay tantos temores después de un fracaso… Pero lo primero que debemos hacer es reconocerlos, saber qué es lo que te aterra. Tu potencial pareja, es decir, el próximo novio (o novia) debe estar al tanto de la situación, sería ideal encontrar a una persona sin cicatrices, sin marcas de amores pasados pero seamos realistas, es casi imposible que eso pase. Si esa persona realmente quiere estar contigo no tendrá problema en ayudarte a superar cualquier miedo y encontrar la manera de hacerte ver y entender que no todos son iguales y que, si una persona te hizo daño, no quiere decir que todas vayan a cometer el mismo error.

Otro punto importante es saber esperar, no te desesperes y comiences una relación con cualquiera solo porque no quieres estar solo, no va a funcionar. Pienso que es mejor lo que no se busca y se encuentra espontáneamente, quizás solo debas dejar que las cosas tomen su curso natural sin dar precipitadamente ni cerrarte por completo a la posibilidad. No te sientas mal por no estar preparado aún, todos sentimos miedo al cambio y los superamos a nuestro propio ritmo, es algo muy personal, por nada del mundo te culpes o creas que tienes un problema por rechazar a alguien cuando simplemente para ti no es el momento. Así como también es problema de cada quien si lo entienden o no…

Puede llegar esa persona que rompe tu tranquilidad, te va debilitando el escudo contra relaciones y de repente se convierte en alguien que cuando te sabías todas las respuestas, te cambia todas las preguntas. Este caso es interesante porque comienza el factor sorpresa, solo tómalo con calma y ¡Disfrútalo! Absolutamente todo en esta vida pasa por una razón, puede que funcione y todo sea perfecto como puede que no, si es así ten la seguridad que por lo menos algo nuevo aprenderás y no serás la misma persona que solías ser antes de esa experiencia. Cada aprendizaje es crecimiento y crecer es parte del proceso de vida, vale más quien ha aprendido de los fracasos que quien no ha fracasado por no intentar.

Para cerrar y de manera muy personal, no le veo razón válida para tratar de borrar del pasado alguna experiencia amorosa, es decir, hacer de cuenta que no ocurrió, todas te enseñaron algo, cada una te hizo la persona que eres hoy y lo deberías agradecer. No lleves contigo el peso de ninguna de ellas, no entiendo cómo es posible comenzar un nuevo capítulo sabiendo que no se ha cerrado el ciclo anterior, que no te has curado de lo que viviste. En fin, lo que realmente importa no es que tanto tiempo llevas solo o en una relación, lo que importa realmente es disfrutar cada etapa, vivir cada momento de tu vida solo o acompañado y por supuesto, ser feliz.

Permite que la vida que te sorprenda, porque no estoy de acuerdo con la ansiedad que produce tratar de predecir que te espera en el futuro, ignorando el presente y dejando a un lado las experiencias que puedes vivir ahora. En mi caso, no sé si estoy lista para una nueva relación pero con seguridad voy a saberlo cuando llegue esa persona que provoque en mí el deseo de superar mis miedos y de comenzar a escribir una nueva página en mi vida sentimental, no corras ni pretendas involucrarte con alguien que, en el fondo sabes que te provoca muchas cosas, pero no la quieres. No hay necesidad de ilusionar a nadie ni de hacerle daño, es un principio simple: no hagas lo que no te gusta que te hagan.

Me reconozco humana, con inseguridades y miedos pero, con la plena disposición de disfrutar mi libertad y no hablo de la soltería, hablo de la libertad de ser yo misma sola o con alguien de mi lado. Espero que algo de esto te sirva para reflexionar sobre este tema y que a partir de hoy te dediques a ser feliz. Si estas solo disfruta de todas las cosas que puedes hacer ahora, si estas en una relación inyéctale alegría y comparte con tu pareja las cosas que pueden hacer juntos.

Conozco a alguien que dejó pasar muchas cosas por hacerse el que no quería vivir momentos que dejasen algo en el recuerdo y que, en ese momento podían atentar contra su tan preciada libertad. Hacía que vivía el día a día y ya sin darle mucha importancia, hasta que llegó alguien que logró cambiar esa situación y comenzaron a ocurrir las cosas que él antes evitaba.

Te comparto esto porque, por mucho que intentes mantenerte anti-relaciones y solo, de repente puede llegar esa persona que provoque cosas en ti y haga que te atrevas a experimentar, a vivir de otra manera y a volver a creer, no la dejes ir por miedo a…

 

couple-at-sunrise-e1427736741589

Presentimientos, voz interior, ¿Debo escucharlos?

Quisiera saber de donde vienen los presentimientos, de que parte del cuerpo surgen esos sentimientos que te alertan sobre un acontecimiento futuro. ¿Como puedo sentir que algo va a ocurrir si no lo he vivido aun? ¿Quien es esa voz que me advierte muchas veces que no haga algo o que tenga cuidado? Lo cierto es que no lo se, hay muchas hipótesis y quizás nunca sabremos realmente qué o quién es. Lo que si sé, es que a veces es mal llamado “sentido común” pero no siempre es eso. No todos los seres tenemos el mismo sentido común, lo que para mi representa tenerlo, para ti puede que no… Es relativo.

De igual manera quise escribir sobre esto, porque siento que aunque no sabemos de donde proviene, debemos prestarle mucha atención. A veces nos oponemos de forma radical a esto, ignoramos por completo el hecho de que “algo” te dice que no lo hagas pero ahí vas tú y lo haces simplemente porque así lo quieres. Vamos a especificar un poco…

Las cosas pueden ir estupendas entre una potencial pareja, es decir, entre tu y la persona que estas conociendo para tener una relación (cual sea) pero hay algo que no te termina de cuadrar, algo no deja que las cosas marchen como deberían. Y sientes que aunque todo va bien, esa persona no es el camino correcto. ¿Por que hacerle caso a esto si el o ella cumple todos tus parámetros? Hasta supera todas tus expectativas. Bueno, por la simple razón que ese presentimiento esta intentando ser escuchado para evitarte a largo, mediano o corto plazo que sufras o que te caigas de las ilusiones antes de que estés mas arriba y el golpe sea peor.

¿Ahora me entiendes?

En lo personal, soy muy terca, testaruda y tiendo a ignorar en ocasiones mis presentimientos o premoniciones. Y por eso, puedo decirte con toda certeza que es un grave error no prestarle atención. La vida, como las carreteras, está llena de señales. Las necesarias para llevarnos sanos y salvos al destino final. Éstas se pueden manifestar por muchas vías como corazonadas, consejos de personas que realmente nos quieren, quizás de personas que nos encontramos por la vida con mas experiencia que nosotros, voz interior, presentimientos, en fin, existen muchas vías pero todas con el mismo objetivo.
Es una frase muy rayada y repetida esa de que “lo mejor es lo que pasa” y aunque así sea, es muy cierta y no perderá vigencia simplemente porque cuando escuchas esos presentimientos y evitas llevar a cabo una acción, estas realmente haciendo lo mejor aunque no hagas nada. No puedes confundir presentimiento o premonición con miedo, no es lo mismo y no llevan al mismo destino sin duda. Pienso que ser atrevidos en la vida te puede llevar muy lejos, pero con inteligencia y conociendo tus limites.

Este mundo es de los vivos, no de los bobos. Este universo está perfectamente constituido para que logremos lo que sea que queramos sin llevarnos a nadie por delante y por si fuera poco, te avisa cuando estás a punto de equivocarte. ¿Quieres mas?

Y sea lo que sea esa voz, GRACIAS porque después de escucharla, siempre el tiempo me muestra porque debía hacerlo. Escucha tu voz interior que no te vas a arrepentir, lo prometo.

image

Libera esas pequeñas batallas y… ¡Sé Feliz!

Si estas atravesando un mal momento, lo primero que debes saber es que este pasará. Si por el contrario, te encuentras en un punto de tu vida donde la felicidad es la protagonista y sientes que has alcanzado el equilibrio, quiero que sepas que esto también pasará. Con esto no quiero sonar pesimista, al contrario, quiero que entiendas que la vida se compone de buenos y “malos” momentos, y coloco en “” la palabra malos porque las situaciones que puedas atravesar a lo largo de tu vida serán de este modo sólo si así lo quieres TU.

De los malos momentos podemos aprender tanto… Solo debemos tener la capacidad de ver las dificultades como maestros y no como obstáculos. ¿Cómo sabrás luchar si no has librado una batalla antes? Simplemente no es posible. El primer error enseña, la primera decepción te ayuda a cuidar la confianza que depositas en alguien y a cuidarte a ti mismo, la primera caída te dará las herramientas necesarias para levantarte las próximas, en fin. Las circunstancias (las primeras y TODAS) que pueden generar dolor o sufrimiento son las más aleccionadoras. Debemos aceptarlas, dejar fluir, aprender de lo vivido y eliminar los resentimientos aunque en muchas oportunidades no entendamos las movidas del destino.

Ninguna vida es perfecta, el equilibrio es necesario para el crecimiento y este se compone de energías positivas y energías negativas que debes canalizar de la mejor manera posible. Mantener una actitud positiva todo el tiempo es una tarea muy difícil, pero será de muchísima ayuda para ti. Hay mil maneras de vivir y todos tenemos la plena libertad de escoger la que queramos pero imagínate que solo por un momento no haces resistencia a lo que estás viviendo, que no te opones al curso natural de las cosas, que te sientes con la capacidad de adaptarte al momento sacando de él lo mejor, imagina que por un instante te conformas con los recursos que tienes a tu alcance pero al mismo tiempo tomas iniciativas para alcanzar eso que quienes lograr.

Estoy segura que si te imaginas esto, vas a querer intentar llevarlo a tus acciones. También quiero dejarte otras alternativas que te harán superar la tormenta; Desvía tu atención a lo bueno, dentro de lo “malo” que te esté sucediendo, sonríe ante la adversidad, acepta lo que no puedes cambiar, apóyate en personas positivas. En definitiva, hay un sinfín de cosas que puedes hacer para superar cualquier situación difícil pero primero, debes caer en cuenta que la fuerza para llevarlas a cabo está en ti y que DEBES desarrollarla.

Reconciliación ¿?

Cuando escuchamos la palabra “Reconciliación” inevitablemente nos vamos a segundas oportunidades en las relaciones de pareja, pero hay muchas más y posiblemente con mayor importancia en nuestras vidas. Como por ejemplo; la reconciliación contigo mismo, con familiares, amigos. Lo primero que debemos saber y tener claro es que, tomar la decisión de volver a la relación (cual sea) que tenías con alguien no es sencillo, pero a la final es una cuestión muy personal, solo depende de ti.

Antes de tomar esta decisión es casi obligatorio pensar en el origen del problema, que llevó al distanciamiento, hay que retornar a la sinceridad y reconocer todos los puntos que pudieron afectar a la otra persona, lo que dijiste, hiciste y con responsabilidad asumir tu cuota de culpa, porque en ningún conflicto hay un solo culpable. Para poder dar el primer paso es importante dejar el egoísmo a un lado, evitar caer en reproches y entender que pedir disculpas es de sabios, así como errar es de humanos.

Pero, ¿realmente necesitas a esa persona en tu vida? Esta es una pregunta a la que solo puedes responder tú. Solo puedo aconsejarte que veas la reconciliación desde otra perspectiva, no debemos tener cabos sueltos o conflictos sin resolver con alguien. Se puede solucionar el problema, quedar en buenos términos aunque no sea lo mismo. Hay relaciones que, son como las hojas de papel, cuando la arrugas jamás vuelve a ser la misma aunque lo intentes, nunca vuelve a estar como antes.

La reconciliación contigo mismo (la más importante para mi), es la clave para estar en paz y sentirte bien aunque discutas con alguien. Si te equivocaste o cometiste un error, debes reconciliarte contigo mismo y perdonarte. TODOS COMETEMOS ERRORES y aunque está bien que seamos exigentes con nosotros mismos, no se puede olvidar el hecho de que equivocarse es parte del aprendizaje y crecimiento personal. Para poder perdonarte necesitas enmendar lo que hiciste, hacerte responsable de las consecuencias es parte pero, ¡no lo es todo! Yo no me refiero a flagelarte y martirizarte echándote la culpa, yo me refiero a buscar el diálogo con esa persona, pedir disculpas, dar una solución. Debes tener en cuenta que esto, no da garantía de que el otro acepte tus disculpas, pero sabrás que hiciste lo correcto y cumpliste con el deber ser.

No todos tenemos la misma capacidad de perdón ni la misma madurez para aceptar los errores, lo importante es que reaccionemos a tiempo. Hay un tipo de reconciliación que es inevitable, la reconciliación con un familiar. No podemos escapar de ella porque los vínculos familiares son infinitos e indisolubles, el hecho que estemos molestos con un tío, primo, hermano, etc. no hará que dejen de ser parte de nuestra familia. Pero hay que ser honestos en algo, que sea nuestro familiar no es significado a que a juro tenemos que llevarnos bien, suena cruel pero es la verdad. De igual manera le debemos respeto a la familia y cuidar la armonía dentro de ella por muy difícil que pueda ser en ocasiones, como en todas las relaciones es normal que haya diferencias. El punto es que de la familia nos podemos distanciar pero siempre habrá algo muy fuerte que nos unirá por siempre y que, tarde o temprano te hará un llamado porque sentirás que algo te falta.

Por último, pero no menos importante está la reconciliación con los amigos. Ellos son los amigos que escogemos pero así creamos que estamos eligiendo al “mejor”, tendremos diferencias, peleas, enfrentamientos, en fin… Aunque tengamos la libertad plena de desechar y encontrar otra amistad, si cada vez que tengas una situación de este tipo lo haces, quedarás solo y mejor vete acostumbrando a la soledad y no te encariñes con nadie porque vas a sufrir. En la vida nos podemos encontrar todos los días nuevos puntos de partida, nuevos comienzos y oportunidades para escribir una mejor historia con los mismos personajes o con otros, lo importante es reconocer lo que realmente es valioso para nosotros, lo que nos alimenta el alma, lo que nos suma en vez de restarnos.

En cualquier tipo de relación habrá tropiezos pero ninguno a mi parecer es tan grande como para perder a alguien que se quiere. Con esto no quiero decir que, bajo la excusa del amor, vas a reconciliarte mil veces con esa persona que te ha hecho tanto daño y seguirá haciéndolo, me refiero a saber que no quedaron pendientes, que el tiempo es la mejor cura pero que debemos asumir responsabilidades y dejar esa mala costumbre de dejárselo todo a él. No pierdas un amigo por un error que haciendo balance es nada con las cosas buenas que han vivido y que les queda por vivir, no dejes que la distancia y el resentimiento se siembre entre tú y un familiar, entiende que siempre será parte de ti porque la familia es en un alto porcentaje lo que somos. No seas tan estricto contigo mismo y date el chance de recapacitar y perdónate. El orgullo siempre estará en contra de la reconciliación pero tú decides…

 

Young couple sitting on a sofa, drinking, talking. Click here for more "people at home" images: [url=my_lightbox_contents.php?lightboxID=1507925][img]http://www.nitorphoto.com/istocklightbox/peopleathome.jpg[/img][/url]

La ceguera al momento de elegir al o a la “mejor”

Muchas personas atribuyen sus fracasos sentimentales a la mala suerte, el destino, en fin, todos buscan al culpable de que no hayan podido tener su cuento de hadas con final feliz. La realidad es que solos nosotros somos los culpables o arquitectos de nuestra propia felicidad o desdicha. Es cierto que elegir a la persona indicada puede ser un dilema pero, también es cierto que muchas veces nos dejamos llevar por los patrones equivocados que nos llevan a tomar una pésima decisión.

Seamos honestos, todos hemos sido víctimas de la presión social al momento de elegir. En ocasiones alguien nos atrae pero no nos damos la oportunidad solo porque esta persona no cumple los “requisitos” que mentalmente te has formulado para que tanto tú como tu potencial pareja, sean aceptados en la sociedad, o elegimos desesperadamente por no ser el único soltero del grupo, el popular forever alone. Si te dejas llevar por esto, ten por seguro que vas directo al fracaso y que, pensar de esta manera solo te convierte en una persona que quizás podrá vivir de apariencias pero nunca serás feliz.

Otras de las razones por las que fracasamos es porque elegimos con los ojos, la atracción física es el método que empleamos (sobre todo los hombres) sin saber que es el más riesgoso de todos. Es natural sentirnos atraídos por la belleza y por lo agradable, pero debemos estar conscientes que estas son características pasajeras y que no son ellas las que nos retienen a esa persona. Necesitas a una persona con un alto grado de afinidad contigo, de lo contrario solo la desearás pero no la admirarás.

                Cuando hablo de afinidad me refiero a esa conexión y compatibilidad. Es la sensación de sentirte libre de compartir con esa persona lo que realmente eres, tus gustos, tus valores, tus locuras, tus problemas, tu manera de ver y vivir la vida y por qué no, hasta tus gustos en cuanto a sexualidad y por último pero no menos importante, deben tener chispa es decir, deben atraerse en todos los sentidos posibles. ¿Cómo saber el grado de afinidad con alguien? Lo primero, es que eso no lo sabrás si no mantienes un periodo de “conocerse” o por lo menos un par de conversaciones. En un día no vas a estar seguro, evita ser demasiado iluso y armarte cuentos en la mente que están lejos de la realidad.

 

Cualidades-que-debe-tener-la-mujer-de-tu-vida-9

 

Relación a Distancia… ¿posibilidad, prueba o fin?

Quiero comenzar esta vez diciéndoles que, escribir sobre este tema en particular me resulta muy difícil. Quienes me conocen sabrán la razón y quienes no, sepan que todo lo que escribiré a continuación, será desde la más sincera y en su momento, dolorosa experiencia. Hace un par de meses me habría resultado imposible escribir esto, pero gracias al tiempo hoy, puedo contarles y darles mi punto de vista al respecto. Y si lo que escribiré, mi experiencia y mi pensamiento ayuda a alguien a aclarar sus dudas o a sobrellevar una situación parecida, esto habrá valido la pena y habré cumplido el objetivo propuesto.

Específicamente en Venezuela, las relaciones a distancia se han convertido en una realidad cada vez más frecuente. Para nadie es un secreto la gran cantidad de personas que como yo, salen de su país en busca de nuevas y mejores oportunidades, calidad de vida y todas las demás razones que ya ustedes saben. Encontrarse en esta encrucijada podría resultar una de las pruebas más difíciles que una relación podría atravesar, tomar la decisión de continuar burlando a la distancia o no hacerlo es difícil, tanto para el que se va como para el que se queda. En mi opinión ambas partes se ven afectadas por igual, ambos deben realizar un análisis completo de la situación actual de la relación, del nivel de compromiso que poseen, de los riesgos, de que tan alto este su nivel de confianza en el otro y todo esto, deben hacerlo desde la mayor sinceridad y autocritica del mundo.

Ser sinceros con nosotros mismos y con nuestra pareja a tiempo, podría resultar la salvación de esa relación o sino, podría ser el fin de la misma pero en términos un poco más cordiales. La honestidad en cuanto a sentimientos es fundamental, así como también debemos ser conscientes de quién es nuestra pareja y de lo que es capaz o no de hacer, sobre todo cuando se vea en plena libertad y cuando el tiempo compartido sea solo por teléfono e internet. Si te haces las respectivas preguntas y las respuestas no son favorables para continuar, lo mejor es que asumas que tu relación no podrá superar la prueba. Si, dolerá y mucho, pero no tanto como aceptar el reto con la más grande de las esperanzas, con las ganas y sobre todo con el amor profundo que sientes hacia esa persona, para después hacerle frente al fracaso y a la pérdida.

En la distancia la mentira seduce a quien flaquea, la facilidad con la que puedes ocultar algo incrementa. Solo quien ama de verdad, podrá ignorar la falsedad, podrá rechazar las ofertas que pongan en peligro a la relación por muy atractivas que sean y que, puedan afectar a su pareja aunque esta se encuentre en otro lugar. Si realmente el sentimiento entre los dos es auténtico y real, las respuestas te llevarán sin dificultad a asumir el reto y a continuar la aventura de seguir queriéndose un poco más todos los días aunque ahora lo hagan en contra de la distancia.

¿Es posible continuar una relación a distancia con éxito? Si, muy en contra de lo que pensé una vez y de lo que viví, yo sigo creyendo que es posible. Las relaciones sólidas, soportadas por la verdad, el amor, la confianza y la sinceridad son capaces de superar la prueba y hasta podrían fortalecerse aún más. Pero debes saber que esto es trabajo de dos, no debe esforzarse más uno que el otro. Soy fiel creyente que el amor todo lo puede, sin sonar ilusionista. También, soy consciente que estas relaciones solidas son muy poco comunes, cada vez se hace más difícil pensar que se puede lograr la fidelidad en estos casos. Están en peligro de extinción las personas que por sobre todas las cosas son y serán siempre leales a sus parejas ante cualquier tentación.

Como siempre, vamos a enfocarnos en lo bueno. Tener que enfrentarse a este tipo de situaciones nos hace de alguna manera ubicarnos en el panorama, si no resulta tendremos la seguridad de que esa relación no nos convenía y que ni estando en el mismo lugar esa persona era para ti. Y si tienen exito, debes saber darle el debido valor a tu pareja, saber que te ama realmente y asi, corresponderle.

Si tu relación ha sido inestable, tormentosa, de ir y venir, no te hagas ilusiones que si ha sido así estando físicamente en el mismo lugar, a distancia será igual o peor. Evita la amargura y acepta que no va a funcionar por muy crudo que esto suene. Si por el contrario, se han visto fortalecidos ante las adversidades que conllevan estar en una relación, han superado los problemas y aceptan seguir, comprometidos LOS DOS. Te voy a dejar unos tips que seguro ayudarán a que el equipo gane.

Traten de programar o conversen sobre la posible próxima vez que se verán después de la primera despedida. De acuerdo a las posibilidades de cada uno, hablen de quien visitará primero a quien y así poder sobrellevar la situación pensando que dentro de “equis” tiempo podrás ver de nuevo a tu amor. Hagan planes a futuro, sin intenciones de comprometer demasiado al otro ni forzar las cosas, será sano para los dos pensar que la separación y la distancia no durará para siempre y que la relación tiene futuros planes por los que hay que trabajar juntos para que se lleven a cabo. Fortalece la comunicación, es un punto delicado así que, enfócate en ser lo más comunicativo posible.

Ponte siempre en los zapatos del otro, sé que para ti no será fácil pero piensa siempre en tu pareja. Si cada uno se preocupa por hacerle el “trabajo” más fácil al otro, seguro lo lograran. No pierdas los detalles, son sumamente importantes y aunque cambien los caminos el objetivo y significado que tienen es el mismo y más si a tu pareja le gustan o es algo normal en tu relación. Recuérdale que tanto la amas lo más frecuente que puedas y de la manera que quieras, trata en lo posible de hacerlo parte de tu vida, que nunca sienta tu pareja que desde que están distanciados, quedó por fuera de todo. Si es tu pareja, es tu cómplice en muchas cosas, esto no se debe perder por ningún motivo.

En esta regla de tres, los kilómetros entre ustedes no deben dividir lo especial que esa persona es para ti, al contrario, lo deben multiplicar. Ríndele honor al amor que sientes, respétate y respeta a tu pareja caminando derecho. Hazte ese favor y si vas a estar haciendo las cosas mal, mejor ni las hagas. Y para culminar, no debe morir la pasión, hay muchas maneras de mantenerla viva. Si esto de la distancia es nuevo para ustedes, les toca experimentar cosas nuevas también para ello. A veces las circunstancias te llevan a…

¡Éxito! A reinventarse se ha dicho y QUE VIVA EL AMOR (el true love, el fake no)

relacion-a-distancia-dificil

El Saber Perdonar

Perdonar es quizás uno de los actos humanos más difíciles, pero sin duda es uno de los más liberadores y sanadores que existe. Dicen que lo peor de las heridas es que, son provocadas por personas a quienes hemos apreciado o amado intensamente, nunca provienen de alguien que no nos importa. Esto es completamente cierto y aunque es lamentable debemos tener claro algunas cosas sobre el odio y el rencor.

Estos dos sentimientos (odio y rencor) infectan nuestro cuerpo, son altamente tóxicos y pueden provocar enfermedades a largo plazo. Aun sabiendo esto, siempre pensamos que reteniendo este tipo de sentimientos estamos “castigando” o “aleccionando” a la persona y nada puede estar más lejos de la verdad. El odio, como el amor mantiene unidos o vinculados a dos personas, ambos son como una especie de lazo que se hará tan fuerte como intenso sea el sentimiento, son las únicas dos cosas que enlazan a los seres humanos. ¿Acaso quieres permanecer unido a esa persona que te hizo daño? Estoy segura que no.

Debes tomar la decisión de perdonar, sé que no es fácil pero es la opción que te sanará de lo toxico, te liberará y cortará el lazo que te une a esa persona, te aliviará del peso que es llevar en el corazón odio o rencor. Quiero dejarte claro que, perdonar no tiene que ver con la decisión de retener o dejar ir, puedes perdonar de verdad y aun así tomar la decisión de soltar aquello que no te conviene o a quien no te hace bien.

Te explicaré un poco por qué los seres humanos nos hacemos daño y quizás esto te ayude a entender para perdonar…

Todos tenemos pensamientos y acciones diferentes, producto de nuestras distintas programaciones, esto debes entenderlo para que puedas perdonar a quien actuó de manera equivocada (para ti) y te causó dolor. Su “programación” es distinta a la tuya y por ende, sus acciones también lo serán para bien o para mal. Otro punto importante es que tengas en cuenta que, como seres humanos tenemos la libertad de tomar nuestras propias decisiones, la potestad de escoger el camino que prefiramos, pero que esto, también acarrea consecuencias y responsabilidad. Debemos asumir que todo lo que hagamos en esta vida, lo tendremos de regreso.

Si tus decisiones han estado basadas en hacerle daño a los demás, en herir sin razón, en mentir a conveniencia, en descalificar, en humillar, etc. Tienes que tener claro que todo esto volverá a ti de la manera que menos lo imaginas, algunos lo llaman karma, otros justicia divina, otros ley de causa y efecto pero cualquiera que sea la razón, lo cierto es que este sistema está perfectamente diseñado para que “pagues lo que has hecho”. Te digo esto, con la única razón de que te preguntes a ti mismo si vale la pena hacerte más daño reteniendo ese sentimiento que, lejos de “enseñarle” a alguien que se ha equivocado, te va envenenando y por nada del mundo te aportará algo positivo.

Simplemente déjaselo al tiempo, a Dios o a quien tú creas que se encargará, saca eso de ti, perdona de corazón, reconociendo que aunque te causó dolor, tú no quieres llevar contigo ese sentimiento negativo que puede hacer que quieras vengarte, convirtiéndote en el que obre mal, ganándote así el odio de alguien más o de esa persona y dándole comienzo a un círculo vicioso que no tendrá fin hasta que, decidas liberarte perdonando de verdad. Vas a ver que si lo haces, sentirás que te has quitado un peso de encima.

Amistad post-relación

Solamente quien está 100% seguro que ya no siente amor por su ex pareja puede abrir paso a una amistad, con esa persona que antes era y ya no es. Definitivamente, el amor verdadero nunca termina, el busca la manera de convertirse en otra cosa, es decir, por más que queramos olvidarnos por completo del ex, odiarlo y más nunca recordarlo, el sentimiento que esa persona despertó en ti solo se transformará.

Si la relación terminó en malos términos, por una traición, por engaños, etc. Seguramente aquello que sentías por tu pareja se convertirá en rabia, rencor, desprecio porque te hizo daño. Pero siendo sinceros, eso no te hace bien a ti. Por supuesto, esto no quiere decir que salgas corriendo a perdonarlo y que le des el chance de destruirte nuevamente. Simplemente tienes que perdonar desde el saber que, guardar sentimientos negativos hacia alguien solo te traerá la autodestrucción, pero que tampoco volverás a depositar tu confianza y tu amor en alguien que cuando lo tuvo, no lo valoró.

Aunque la relación haya terminado mal, es posible que con el pasar del tiempo dos personas que hayan sido pareja, puedan tener una amistad. Lo importante de tener una amistad con el ex, es que ambos estén claros que ya no se quieren como antes o que ya no sienten amor por el otro, porque esto puede hacer que el que siente todavía amor, caiga en la más profunda de las confusiones, crea lo que no es y por ende salga lastimado.

Si por el contrario, la relación tuvo un buen término, es más posible aún que puedan mantener una relación de amistad posterior al adiós. Este caso es el más ideal pero el menos común, sucede que durante la relación, se dan cuenta que quizás no son el uno para el otro y que, lo que sienten está más vinculado con una amistad que, con una relación de novios. Para esto se necesita un nivel de madurez supremo, que te permita comunicar al otro lo que está sucediendo, lo que estas sintiendo, en vez de buscarle los defectos o echarle la culpa de todo.

Bien o mal, buenos o malos términos, igual se necesita tiempo para poder tener una amistad con quien fue tu pareja. También, se necesita algo muy importante; LIMITES. Son líneas mentales que marcan lo que podemos y lo que no podemos hacer o decir cuando compartimos una amistad con el ex. Dentro de este tipo de relaciones todas nuestras acciones, así como los mapas, están llenas de estas líneas imaginarias, el problema es que algunas personas no conocen de límites ni los entienden o si los entienden, pero sus límites son mucho más amplios que los de los demás y ahí es cuando surge el caos. Es cuestión de ubicarse en la situación.

No te embarques en la aventura de la amistad post-relación si no estás preparado aún. Es importante que no te apresures ni aceptes a esto solo por demostrar que ya no te importa tu ex cuando no es así. Guardar distancia para sanar y darle paso a la conversión de ese sentimiento es natural y no está mal querer hacerlo como mecanismo de defensa y de protección. Por muy grandes y maduros que nos creamos, las acciones y opiniones de quien amamos tanto van a ser importantes para nosotros. Solo cuando éstas dejen de serlo para ti, estás listo para compartir una buena amistad con quien ya no te pertenece como pareja.

 

que-hacer-con-un-ex-luego-de-la-ruptura-1